IMPRESIÓN DE PRENDAS EN 3D: UNA NUEVA FORMA DE FABRICAR LA VESTIMENTA

El proceso de hilado y tejido ha provisto al mundo entero de vestimentas durante toda la historia. Ya sea que una persona teja con
instrumentos simples o que una máquina de complejos procesos e intrincada fabricación produzca mercancía de manera masiva, la
estructura de hilos combinados en telas se ha mantenido siendo la misma en esencia. Después de todo, ha funcionado tan bien que no ha
existido la necesidad de un cambio radical, ¿cierto?.


Sin embargo, mientras sigue avanzando nuestro conocimiento técnico, tarde o temprano encontraríamos maneras más eficientes para
vestirnos. Actualmente, es posible fabricar compuestos sintéticos que son capaces de servir mejor que cualquier tela encontrada en la
naturaleza, y también somos capaces de fabricar objetos cada vez más complejos con máquinas de fabricación cada vez más precisas y
especializadas.


Es por esto que últimamente se han avistado grandes posibilidades gracias a la muy factible idea de manufacturar ropa directamente
mediante la impresión 3D. Han surgido distintos métodos y procesos que resultan en la creación de prendas versátiles creadas con la
perfección de un computador, la rapidez de una máquina y el ingenioso diseño del ser humano.
Tal es el caso de una diseñadora de modas de alta categoría, miembro de la Federación Francesa de la Alta Costura cuyo nombre es Iris van
Herpen, la cual empezó a aplicar tecnologías de punta en sus diseños de estilo futurista para su colección «Crystallization», lanzada en Julio
del año 2010 en la ciudad de Ámsterdam.


Mediante la colaboración de Iris van Herpen con el arquitecto londinense Daniel Widrig, se crearon las primeras prendas de vestir con
elementos fabricados mediante impresión 3D. Herpen se vio maravillada con las posibilidades artísticas que esta tecnología ofrecía, y las
prendas impresas digitalmente se convirtieron en un elemento fundamental de su estilo, el cual combinaba con costuras clásicas.
Los avances estéticos no se han detenido allí, en el presente año 2015, una estudiante de modas Israelí llamada Danit Peleg presentó como
su proyecto de graduación una colección creada totalmente mediante estas impresiones, cuyo resultado era una variedad de vestidos en
intrincados diseños geométricos bajo un flexible material.


Lo notable en su creación no es tanto la novedad de su técnica, sino el haber completado la colección usando cosas que son accesibles para
cualquier persona: las impresoras 3D son vendidas para uso personal en mayor medida debido a su eficiencia, y una persona con suficiente
ingenio y creatividad puede realizar cualquier tipo de cosas con ella.


Utilizando materiales flexibles e impresoras que son vendidas para el mercado común, logró manifestar creativos diseños que pertenecen a
las pasarelas más prestigiosas del mundo, comentando la facilidad de su creación como una ocurrencia común: «Algún día, el consumidor
podrá descargar los diseños como se hace con los archivos de música e imprimirlos».


Peleg no dice esto por nada, los avances tecnológicos han alcanzado la capacidad de innovar en el sector textil de manera profunda y
permanente. Se están empezando a avistar desarrollos en manufactura cuya magnitud se asemeja a la revolución industrial.


Es bajo este espíritu de innovación como tres ingenieros en San Francisco han creado una impresora llamada «Electroloom», la cual usa una
técnica conocida como electro-hilado para crear nanofibras que se van combinando aleatoriamente para formar una capa de tela delgada
pero muy resistente. Esta tela es creada sobre un molde puesto en la máquina que le da forma a la tela, lo cual resulta en la creación de una
prenda de vestir simple pero ligera y resistente, creada en tiempo récord y enteramente en una sola máquina.


El desarrollo del Electroloom sigue en proceso y sigue operando mediante una campaña de donaciones mientras esperan crear una
comunidad que les asista en el perfeccionamiento del sistema y su tecnología. Sin embargo, el proyecto ha generado suficiente atención para despertar la curiosidad de varias personas en el campo técnico y el campo empresarial, quienes de seguro ya han visto las
posibilidades que presenta esta tecnología en el futuro.


Dentro del futuro cercano, la tecnología de impresión 3D especializada para la realización de telas permitirá la manufactura en casa, donde
sólo tendrás que descargar el diseño de la prenda, ajustarla a tu talla y preferencias como color o textura, añadirle los detalles que desees y
fabricarla en la comodidad de tu hogar.


Estamos ante un cambio radical en la forma en la cual creamos lo que vestimos, un cambio no visto desde la revolución industrial, que
transformará por completo nuestras expectativas.

 

El futuro de la ropa ha llegado, y las cosas nunca volverán a ser iguales.

Carrito de la compra

0

No hay productos en el carrito.